El regulador KVP se instala en la línea de aspiración detrás del el evaporador y mantiene una presión de
evaporación constante y, con ello, una temperatura constante en la superficie del evaporador. La regulación es
modulante.
Estrangulando la línea de aspiración, la cantidad de gas refrigerante se adapta a la carga del evaporador.